Camino a la imbecilidad

Donde dije digo, digo diego. Y es que hace tiempo alababa las virtudes de redes sociales como Twitter. Pues bien, me desdigo. No solo es imposible abarcar todo lo que las nuevas tecnologías… Sigue leyendo