Inadaptados.

Un día te despiertas y te das cuenta de que ya ni sientes ni padeces. Bajas a la calle y no percibes olores, ni buenos ni malos. Alguien te insulta y piensas: “bah,… Sigue leyendo