Rebajas. Precios y dignidad por los suelos.

La gente se apelotona en la puerta de un amplísimo bajo del centro de Barcelona. Huele a perfume barato. La música ensordecedora me hace incluso entornar los ojos. Casi no puedo ni moverme.… Sigue leyendo