Ser hipster no es nada hipster.

Hace unos años, cuando llegué a Barcelona, atraída sin duda por el cosmopolitismo de la ciudad, yo era un gótica de cuidado. Vestía de riguroso negro, la melena azabache me llegaba hasta el… Sigue leyendo